Los 7 mitos mas falsos del ejercicio físico y la salud

mitos falsos del ejercicio físico y la salud

 

Con el final del calor y las vacaciones de verano, un montón de gente cae en los mitos falsos del ejercicio y la salud.

 

Entre los meses de septiembre y octubre se produce la vuelta a la rutina, y a su vez, la reaparición de los mitos falsos sobre el ejercicio físico y las dietas milagro, los cuales pueden perjudicar nuestra salud.

 

En nuestra cultura de a pie de calle solemos escuchar frases y preguntas típicas como: Oye, ¿para eliminar la grasa del abdomen, se quita haciendo 300 abdominales todos los días? Es que quiero eliminar solo la grasa que se acumula en las piernas ¿cómo hago eso?

 

Las afirmaciones como: si sudo mas, adelgazaré más rápido. Si tomas agua con azúcar antes de entrenar, no tendrás agujetas. (Para las chicas): si hago ejercicios con pesas, me pondré muy musculosa y se me deformará el cuerpo.

 

Ahora en TriunfoTrainer vamos a desmentir todos estos importantes falsos mitos del entrenamiento y el deporte en general:

 

Si dejas de entrenar, el músculo se te convertirá en grasa:

 

Primer mito falso de esta lista. Los músculos y las grasas son tejidos muy distintos, (tejido muscular y adiposo). Al igual que la creación y eliminación de estos pasan por procesos químicos diferentes. Los músculos se contraen y se relajan para que podamos realizar movimientos, las grasas tienen funciones de reserva energética.

 

Esta creencia proviene de imaginar, que cuando pasamos por una etapa de aumentar la masa muscular y dejamos de realizar ejercicio, engordamos, atamos cabos y decimos: mis músculos se han convertido en grasa. Pero no es cierto. (A la inversa tampoco es así). La explicación se debe a que, cuando dejamos de realizar ejercicio físico perdemos masa muscular y además, no le estamos dando suficientes motivos a los músculos para que se mantengan. Si comemos las mismas cantidades que cuando realizábamos una rutina de entrenamiento con pesas, vamos a subir de peso y acumular grasas.

 

En este caso, ¿cual sería la solución?: Ajustar nuestra dieta a una actividad física mucho menor y llevar un estilo de vida más saludable, en definitiva, perderemos masa muscular pero mantendremos las grasas a raya.

 

Si quieres eliminar la grasa del abdomen, tienes que hacer miles de abdominales

 

Vamos a empezar desmontando este gran mito, explicando que la pérdida de grasa localizada en diferentes partes cuerpo, no es posible. Al menos de forma natural.  Cuando perdemos grasa, lo hacemos en todas las partes del cuerpo al mismo tiempo. Si nos cuesta menos perder grasa en la zona lumbar que en el abdomen, eso es diferente.

 

El error viene de creer que al hacer muchas repeticiones del típico ejercicio: crunch abdominal, vamos a perder la grasa en el abdomen porque notamos una sensación de quemazón. La realidad, ese quemazón muscular no tiene nada que ver con perder grasa.

 

¿Qué podemos hacer para eliminar esta grasa rebelde? Realizar entrenamiento de intervalos de alta intensidad (HIIT), planchas abdominales y ejercicios básicos que impliquen reforzar esta musculatura como pueden ser: las dominadas lastradas, el peso muerto y la sentadilla.

 

Al beber agua con azúcar, evitas la aparición de agujetas

 

El agua con azúcar, la miel ni nada relacionado previene la aparición de agujetas, ni siquiera las reduce. Las agujetas son normales en cuanto empezamos un nuevo programa de entrenamiento, incluso aparecen cuando aumentamos el volumen en nuestra rutina de ejercicios. No debemos temer a las agujetas por su dolor pero tampoco podemos ignorar las señales que nos manda nuestro cuerpo.

 

Por lo que vamos a enumerar algunas de las soluciones para minimizar sus riesgos y podamos avanzar de manera progresiva en el entrenamiento:

 

  • Realizar un buen calentamiento, al igual que realizar estiramientos al finalizar la sesión de ejercicios, es importante que la sangre fluya por nuestros músculos y estén preparados para el posterior ejercicio y relajarnos al acabar.

 

  • Vamos a progresar de manera segura en el programa de entrenamiento, sin aumentar excesivamente la intensidad de los ejercicios, dificultad y otros factores.

 

  • Alguna vez podemos tomar anti-inflamatorios. Estos nos ayudan a reducir el dolor muscular de forma temporal, pero no es un remedio definitivo.

 

  • Lleva una buena alimentación y suplementación.

 

Si sudas mas, adelgazas más rápido

 

Puede parecer real pero no lo es, lo que estamos consiguiendo al sudar es perder líquidos en el cuerpo, (nos deshidratamos) por lo tanto, si nuestro cuerpo está formado en su mayor parte por agua, tiene sentido que perdamos peso. Específicamente, perdemos agua con sales minerales, las cuales reponemos con la ingesta de líquidos en el tiempo posterior al ejercicio físico.

 

Hay gente que entrena con mas capas de ropa para provocar este efecto de pérdida de líquidos corporales. Ignorando que lo único que consiguen es todo lo contrario, porque tienen mayor sensación de agobio, se cansan antes y no van a llegar a la intensidad adecuada del entrenamiento que están realizando. Como consecuencia, no gastarán esas calorías necesarias para lograr su objetivo de perder grasa, aumentando el riesgo de deshidratación.

 

La mejor solución es hidratarse bien durante todo el día y realizar ejercicio físico a temperaturas de confort, (sudando o no) sin llegar a sensaciones incómodas.

 

Si hago ejercicios con pesas, me pondré muy grande

 

Es otro mito muy arraigado especialmente en las mujeres. La típica creencia de que para mejorar su silueta, solo tienen que entrenar con mancuernas pequeñitas o con su propio peso, porque si levantan cargas altas se van a poner muy fuertes, tanto como el increíble Hulk y van a empeorar su figura en vez de mejorar.

 

Es una visión muy alejada de la realidad. Ganar masa muscular no es tan sencillo, solemos pensar así en un principio al ser inexpertos en el mundo del entrenamiento. De por si, las mujeres lo tienen más difícil ya que tienen niveles mas bajos de testosterona que los hombres. De hecho, si ellas realizan un entrenamiento con cargas altas conseguirían la figura bonita que tanto desean.

 

Si eres mujer y quieres ganar masa muscular, ve hacia adelante sin miedo. Entrena en rangos de fuerza máxima y moderada, lleva una buena alimentación y descansa como es debido.

 

Los 7 mitos mas falsos del ejercicio físico y la salud

 

Para empezar a quemar grasa, hay que realizar como mínimo 30 minutos de ejercicio cardiovascular

 

Otra vez con el mito del tiempo de ejercicio mínimo para quemar grasa, lo que si es verdad es que obtenemos energía de las grasas cuando realizamos un entrenamiento a una intensidad media y de larga duración. Lo que es determinante es la relación de las calorías que ingerimos y las que gastamos, si gastamos mas calorías (hidratos de carbono y grasas) de las que ingerimos, vamos a perder peso.

 

En los últimos años los estudios han demostrado que es mucho más efectivo el entrenamiento de intervalos de alta intensidad (HIIT) para perder grasa que el cardio tradicional, que es un método continuo a una intensidad moderada.

 

Entrenamientos como realizar 20 segundos de carrera a una intensidad máxima y 10 segundos trotando a un ritmo suave, (lo que se conoce como un descanso activo), en un total de 8 series, total del ejercicio 4 minutos. Han demostrado que consiguen una mayor pérdida de grasa que entrenamientos de cardio tradicional prolongados en el tiempo a un ritmo moderado. Ojo, el entrenamiento de intervalos de alta intensidad no es para principiantes, se aconseja antes llevar una progresión en entrenamientos de cardio tradicional. Con el HIIT podremos perder grasa en el menor tiempo posible.

 

Si quieres perder grasa, tienes que realizar muchas repeticiones con poco peso

 

En relación con el mito de: si quieres eliminar la grasa del abdomen, tienes que hacer miles de abdominales. Volvemos a lo mismo, la definición no está en sentir la sensación de quemazón en los músculos, si no en la dieta, tener una buena alimentación es crucial para perder la grasa, además de estimular la musculatura con ejercicios de fuerza a intensidades máximas y moderadas, ya que estamos dando motivos a nuestra masa muscular para no desaparecer al reclutar un porcentaje muy alto de fibras.

 

Por lo tanto, nos centraremos en ejercicios multi-articulares en los que movamos mucha musculatura para quemar más calorías y en un entrenamiento de intervalos de alta intensidad, todo esto sumado a una dieta controlada y personalizada, conseguiremos perder grasa.